Junio 2020

"Aunque todos los auditorios fueran arrasados hasta sus cimientos, el teatro sobreviviría de todas formas, porque el ansia que todos tenemos de que nos actúen y el ansia de actuar, son innatas.

 

Un bebé nace listo para “actuar”; está genéticamente preparado para copiar comportamientos de los que será testigo. Está preparado para asistir y comprender su primera representación teatral, como puede ser el clásico juego del cucú-tras. El bebé aprende a reír ante una separación potencialmente aterradora porque, en esta ocasión, no es real. mamá reaparece y ríe… al menos esta vez. Después de un tiempo, el niño aprenderá a ser el actor, hasta convertirse en adulto, siempre a través de la observación detallada, la representación y el aplauso. Viviremos actuando  roles hasta el fin, ya sea el de padre, madre, profesora, amiga, novio, compañero de trabajo... Actuar es un reflejo, un mecanismo para el desarrollo y la supervivencia. Este primitivo instinto de representar es la base de lo que entenderemos como “actuar”, no es una “segunda naturaleza”, es la “primera naturaleza” la de todos y cada uno..." Lo extraigo del prólogo de "El actor y la diana" de Declan Donnellan, creo que viene muy bien para estos tiempos.

 

Tanto desde la EMAD (Escuela Municipal de Arte Dramático de Madrid), como desde Escuela Jana, hemos seguido trabajando con todos los alumnos y alumnas, adaptando los programas de formación al modo online, y ahora entramos en el periodo de muestras de los trabajos de creación, que han sido adaptados a este nuevo modo de crear y en los que hemos descubierto nuevas formas de expresión en directo a través de la cámara. Al contrario de lo que podíamos imaginar en un principio, ha sido un terreno de investigación muy enriquecedor y que si no llega a ser por esta situación, es posible que nunca lo hubiéramos probado. Por supuesto, echamos en falta algo esencial en las Artes Escénicas, que es la presencia, el contacto y el compartir el espacio con el otro, esto lo iremos recuperando pronto, eso espero.

 

En mi trabajo como actor se han estrenado 3 producciones audiovisuales en las que participo:

"La unidad" en Movistar+, producida por Bambú y con dirección de Dani de la Torre; "O sabor das margaridas" en TVG y Netflix, con producción de CTV y dirección de Alex Sampaio; y "El secreto de puenteviejo" en Antena 3, con producción de Boomerang Tv y dirección de Alberto Lobelle y David Montoya.

 

En los teatros todo está parado, así que espero que este otoño se puedan recuperar las funciones que teníamos programadas para esta primavera-verano, con Flor Saraví en escena de "Los caminos de Federico", sobre textos de Lorca.